//Daruma, el amuleto japonés de los propósitos

Daruma, el amuleto japonés de los propósitos

El muñeco daruma (達磨) es uno de los amuletos japoneses más conocidos, un ‘muñeco de los propósitos’ hecho a mano que nos ayuda a conseguir todo aquello que nos propongamos. Seguro que lo han visto en más de una ocasión.

Podríamos considerarlo, pues, un amuleto muy ‘motivador’, ya que en vez de simplemente comprarlo y esperar que nos traiga suerte el daruma nos obliga, en cierta manera, a buscarnos nuestra ‘suerte’ para conseguir nuestro objetivo; nos motiva y nos da fuerzas para trabajar duro y conseguir nuestros propósitos.

El propósito

Normalmente los japoneses regalan muñecos daruma para ofrecerle la oportunidad a alguien de conseguir cumplir un propósito, por ejemplo en su cumpleaños, en Año Nuevo o ante un nuevo proyecto, aunque naturalmente también nos lo podemos auto-regalar en cualquier momento que queramos, porque siempre tenemos objetivos y propósitos que nos gustaría realizar.

Pongan atencion de que hablamos de ‘propósitos’ y no tanto de ‘deseos’, ya que nuestro objetivo debería ser algo que podamos conseguir con trabajo y dedicación, algo medible, no algo imposible de alcanzar, como por ejemplo dejar de fumar, ahorrar cierta cantidad de dinero para ir a Japón, buscar y encontrar un trabajo mejor, etc. Y es que realmente la filosofía detrás del daruma es que el éxito llega siempre que hayamos fijado un objetivo, siempre que hayamos decidido qué era importante y siempre que hayamos tenido determinación y perseverancia para luchar por ese objetivo. Rasgos todos ellos muy japoneses, por cierto.

Cuando hemos decidido nuestro propósito, debemos pintarle uno de los ojos y trabajar duro para conseguirlo, porque como hemos comentado, el daruma nos motiva y nos ayuda a conseguir nuestro objetivo, pero naturalmente tenemos que poner de nuestra parte para ello. Y cuando consigamos nuestro propósito, deberemos pintarle el otro ojo en señal de agradecimiento, momento en el que nos invadirá un sentimiento de satisfacción, de consecución, de trabajo bien hecho indescriptible.

Fuente | japonisimo.com

Mente creativa de SugoiTime, amante de la cultura japonesa y la tecnología. Desarrollando videojuegos en @genkaistudio